Acapulco Shore, el colmo de los realitys de la MTV

Acapulco Shore Fuente: mtv


Hace ya mucho tiempo que la MTV dejó de ser un canal de música. Para poder ver más de un videoclip seguido tienes que esperar a la madrugada. Ha mutado hasta convertirse en el espacio por antonomasia de los realitys mas gores de la televisión. Si bien Alaska y Mario es una honrosa excepción a esta regla (y no todo el rato), el resto de formatos se apoyan en las temáticas más amarillistas posibles: adolescentes embarazadas, enfermedades raras, gente que finge ser otra por internet, adolescentes obesos que pierden peso en un verano, parejas a prueba…

Cuándo parecía que la cosa no podía ir más allá llegó Jersey Shore y sus versiones inglesa, española y mejicana. Por si alguno no sabéis de qué trata este programa, que lo dudo (viciosos), consiste en meter a 8 jóvenes en una choza muy apañada y sacarlos de fiesta todos los días. Les buscan un trabajo de no más de 6 u 8 horas a la semana por puro postureo y lo venden como el típico curro de verano que se buscan estudiantes para poder costearse 3 meses de vacaciones.

Geordie Shore

Charlotte de Geordi Shore (versión inglesa)

Soy una adicta a toda esta basura. Sí, soy consciente de que es una basura, de que difunden unos valores que no son para nada ejemplificantes, de que muchos adolescentes estarán tomando como ejemplo esto y que no ayudan a crear una sociedad mejor. Confieso que disfruto viendo como gente que no tiene necesidad (subrayo esto, saben a lo que vienen y repiten) vende su dignidad a cambio de fama y dinero. Aquí cada cual sus vicios, no me juzguéis.

Pero os invito a hacer una reflexión, ¿qué fue antes: la gallina o el huevo?, ¿acaso Gandía Shore inventa algo o sólo han hecho un casting y han seleccionado los mejores elementos de entre los que abundan en nuestra sociedad? Porque tenemos una manía muy fea de culpar a la televisión de problemas que ellos no crearon, que están incrustados en nuestra sociedad y que vienen de años atrás. Nadie acusa a Callejeros de ensalzar valores negativos cuando cubren una rave o la cola de un control de alcoholemia (y todo el mundo pega la nariz al televisor, fascinados con el pokerillo de turno enseñando la farlopa que le queda).

Dicho esto, reconozco que me trago esta basura, y que cuanto más gore mejor. O eso pensaba hasta que vi Acapulco Shore. Es muy diferente a las otras versiones. Sobre todo en el perfil de los participantes. Algo que me parece mágico de estos programas es que han hecho un descubrimiento digno de investigación académica: la choni y el poligonero son conceptos universales en occidente (al igual que el hipster o el pijo).

Jersey ShoreEsa chica de clase media, que vive en el extrarradio, que le encanta todo lo postizo y artificial (extensiones, pestañas postizas, uñas acrilicas, silicona…) y que lo goza bailando matraca existe aquí, en EEUU y en UK. Ese chico cicladito (o que lo intenta) que ama los coches tuneados, peinarse y tratar a las chicas como muescas en su cabecero también existe aquí, en EEUU y UK.

Es como ver un documental de National Geographic. Les encanta beber hasta caer inconscientes, enseñar sus atributos (habría que inventar un juego de beber chupitos cada vez que sale un tanga), hacer ostentación de lo que follan o dejan de follar, ponerse agresivos para defender sus territorios, arreglarse durante horas (no exagero, tardan más de 2 horas siempre) para acabar perdiendo la dignidad 2 horas después.

Pues bien, si existía algún limite en el universo Shore, la versión mejicana lo ha sobrepasado, pisoteado y escupido. La primera diferencia es que aquí los protagonistas no son el/la choni promedio. Aquí son niños bien que disfrutan de la vida al límite gracias a que nadan en dinero. Casi todos hablan inglés perfectamente, tienen estudios y son muy de “sujétame que le voy a soltar un guantazo, pero no me sueltes que si no tengo que dárselo y me revientan porque no tengo ni media hostia”.

Acapulco Shore

Fuente: mtv

Es fascinante cómo, con la poca dignidad y educación con la que se comportan, su manera de ser tiene un tufillo a clasista que da ganas de vomitar. Ellos saben que son superiores a los demás porque tienen un poder adquisitivo alto e insultan a los que son pobres porque “viven en una vecindad”. Obviamente, Ylenia o Labrador no son Punset, se apoyan demasiado en su físico y les encanta la fama, pero si se les ocurriera reírse de alguien por estar ganando más dinero que otra persona con menos recursos se caerían con todo el equipo. Probablemente sea algo propio de la cultura española, pero aquí pocas cosas están peor vistas que la falta de humildad.

Me recuerda a la película de “Crueles intenciones”, ricos haciendo locuras por simple aburrimiento. Sin límites. Hacen orgías delante de las cámaras, las chicas se despelotan y empiezan a restregarse noche tras noche. Rompen todo constantemente. Las chicas buscan gresca y luego envalentonan a los chicos para que defiendan su supuesto honor, sólo por el placer de ver que se pelean por ellas. Son incapaces de limpiar, pasan de ir a currar, no valoran las cosas porque les sobran.

Acapulco Shore

Fuente: mtv

Y son muy muy machistas. Tanto ellos como ellas. Ellas están constantemente reclamando la atención de los chicos desnudándose, restregándose y casi suplicando los besos, y ellos las tratan con desdén, caprichosamente. Cuando les apetece acostarse con ellas o utilizarlas para algo son agradables y simpáticos, el resto del tiempo las humillan y se ríen de ellas. Sin ningún disimulo. Y ellas están tan desesperadas por su atención, la necesitan tanto para reafirmar su autoestima, que entran en el juego.

Acapulco Shore ha sido el primero de estos realitys que dejé de ver porque me paso más tiempo escandalizada y sintiendo pena (sobre todo por ellas), que riéndome y disfrutando. Porque una cosa es ver a Ylenia pedo perdida, con las extensiones colgando y el rimel corrido, pegando gritos por la casa porque Labrador no la quiere; y otra muy diferente ver a 4 chicos arrinconando y manipulando a una chica para que le parta la cara a otra y poder disfrutar del espectáculo descojonados de risa. Hasta el punto de que empezaron a gritarla y a insultarla cuando se negó a pegar a la otra. Muy fuerte todo.

Ylenia

 

A lo mejor es que el tema se nos está yendo de las manos. A lo mejor es que estoy empachada de ver a chicas demasiado centradas en sexualizarse para llegar a su máxima aspiración en la vida: colgarse del brazo de un maromo ciclado y con pasta. A lo mejor es que el royito clasista de los participante mejicanos me ha sentado tan mal que no veo más allá. Pero para mí Acapulco Shore ha llegado demasiado lejos. Y vosotros, ¿qué opináis?

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

CERRAR