Cosas de la vida en el porno: la maternidad

Maternidad actriz porno


A diferencia de otros capítulos de “Cosas de la vida en el porno”, que los dedico más al chascarrillo y al dato curioso, hoy vengo reivindicativa. Hoy ni tangas, ni tetas, ni tacones. Hoy vengo a regañar a la sociedad por hipócrita, intolerante y malvada. Castigados todos. ¡Jum!

Hace un tiempo Salma de Nora hablaba en su blog, en la web de Primera Línea, sobre lo que supone ser madre y actriz porno. Cuando vi el título me esperaba una reflexión sobre la incomprensión que una vez más la sociedad demostraría ante esta profesión, pero no podía imaginar la cantidad de basura que iba a destapar sobre lo inmunda que puede ser la gente a veces.

Salma explicaba como había sido madre en 2010 de un bebé llamado Sven y que con tan solo una horas de vida del muchacho, había grabado y subido el siguiente vídeo, supongo que para presentar al pequeño ante sus fans:

Como podéis ver, es el vídeo más bonito del mundo mundial. Un bebote recién nacido super mono y una madre orgullosa presentándolo. Super dulce y tierno todo. Pues bien, para vergüenza y escarnio de la humanidad, Salma se ve obligada a tener que contestar, con mucha más educación de la que algunos se merecían, los comentarios que se encontró bajo el vídeo.

Había burradas del tipo “Va a ser el único hijo de puta real de su clase”, “seguro que le bautizáis a bukkakes” o “cuando chupan diferentes huevos, cuando se meten distintas pollas dentro. ¿Cómo pueden sentir como madres, como hijas, como esposas, como un ser humano?”.

Salma no es la única que ha vivido esto. Bonnie Rotten es otra de las pornstar que se han atrevido a exponer su maternidad en las redes sociales y está recibiendo las mismas consecuencias. Por si no la conocéis, Bonnie es probablemente una de las actrices más famosas a nivel mundial. Recibió el premio AVN a mejor actriz en el 2014. Es la reina indiscutible del squirt. Ha aparecido ya alguna vez por esta web.

Bonnie está prometida con Dennis Desantis, un empresario bastante conocido en EE.UU. por triunfar en los negocios y por dedicar su tiempo libre a recaudar fondos para la lucha contra el lupus. Desde el primer momento ha gritado a los cuatro vientos su amor por Bonnie a través de Instagram y ya simplemente por eso tuvo que tragar un montón de mierda. Cuando anunciaron que iban a ser padres, el tema explotó.

Tanto Salma como Bonnie son empresarias. Ambas tienen sus propias productoras, sus propias webs. Son creativas y se esfuerzan por crear contenidos diferentes y de calidad, por mejorar la industria. Generan riqueza para sus países. Además son madres. Y son capaces de compaginarlo todo. ¿Es que no nos podemos fijar en eso? Y sobre todo, ¿acaso a los actores porno se les dice lo mismo?

Puedo llegar a entender que una persona no quiera compartir su vida con un actor o actriz porno. A fin de cuentas, cada cual es libre de elegir qué quiere para su vida y qué no. Pero ¿de verdad es necesario vomitar tal cantidad de mierda sobre una persona simplemente porque no se entiende su trabajo? O como decía muy acertadamente Salma, si han encontrado el vídeo y son seguidores suyos en Instagram, ¿no es porque igual consumen su trabajo?

¿Por qué se empeñan en tratar como a basura a la gente que les da un servicio que consumen muy gustosamente? Si de verdad el porno es la mayor basura del universo y nos va a mandar a todos al infierno, ¿por qué lo ven? ¿O se nos olvida que la industria del porno es 10 veces más grande que la del cine convencional?

 

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

CERRAR