Cría Fama y Échate a Dormir


Gran expresión de la lengua española ¿a que sí? Aplicable a muchos y diversos momentos de la vida, incluso hasta a personas y personajes. Yo añadiría después de dormir, y entre paréntesis, la siesta con pijama y orinal. Da la sensación de plenitud, de satisfacción, de descanso. De haber hecho las cosas bien, mejor dicho, de no haber hecho nada y tener todo. Porque para criar fama como tal, hacer hacer, lo que se dice hacer…. Más bien, diría yo, hacen otros por criarla. Me explico. Hablo del “boca a boca”.

Cuando viajo a algún lugar por primera vez paso total de las guías oficiales y anoto en mi agenda mi propio recorrido y sitios en base a las experiencias de amigos y conocidos que ya han estado en el lugar de los hechos. Suele funcionar bastante bien. Sobretodo porque ya vas, como yo digo, sobre seguro y evitas pagar la novatada, y en algunos casos de manera literal, pagar de más por ser turista.

Pero (siempre hay un pero, en este caso hay dos) hay veces que sí miro las guías y me dejo llevar por la popularidad de algún lugar, por los comentarios positivos, por el “hay que ir”, por el “ya que estás”, por el “no te puedes perder”, aaaaaaaaaahhhhhhhggggggggg …… vale, vale, ¡ya voy!

Café Majestic

Dos viandantes en diferentes momentos

Interior del Café Majestic

Interior del Café Majestic

Un ejemplo, al azar y reciente. Hay más, pero por empezar por alguno. Portugal, OportoRua Santa Catarina, número 112… ¿os situáis? Estamos en la calle más céntrica de Oporto, en la fila esperando para entrar en el Café Majestic. Hay cola para acceder al café más antiguo y emblemático de la ciudad. Fluye rápido. El lugar es grande y hay sitio para todos. La mitad son turistas que toman un café acompañado de algún dulce. La otra mitad camareros. 20 minutos como máximo de estancia en el lugar. Algunos comen el menú, tiene buena cara pero pinta de ser caro. Si no quieres esperar la cola, puedes reservar por email, dar tus datos en la entrada y acceder sin esperar ni un minuto, como en las discotecas. Hay un camarero que asigna mesas, se dedica sólo a dirigir el tráfico del gentío.

Cortado & Capuchino

Cortado & Capuchino

Pero (este es el segundo pero)  hay que reconocer que “merece la pena” verlo. Tiene dos entradas, de haberlo sabido hubiese entrado por una y salido por la otra. Hubiese saludado a los turistas, un par de fotos y listo. Pero a lo que voy, pagar por dos cafés, un capuchino y un cortado, casi lo mismo que te cuesta comer un barecillo dos calles más abajo… manda…. manda pastéis de nata (por no decir huevos).

Y es que Portugal en general, se caracteriza por el buen comer, por el buen beber y por el buen estar seas o no turista. Por eso me llamó la atención que en este sentido entren al trapo, con este romántico café, de lugar turistil exclusivo, y como es sólo para turistas, es caro. Una ecuación que es así aquí y en la China Popular.

Huyo de los lugares masificados de turistas, prefiero integrarme en el lugar como una más. Sentirme parte y no de paso. En este caso, si alguien me pregunta qué ver en Oporto le hablaré de este café, que por cierto, está rico. También le avisaré de que hay otras miles de cafetarias y pastelarias que también tienen su encanto, y mucho más porque son más auténticas, y que por lo que se paga en Majestic, te tomas además del café un pastelillo  y hasta si te apetece un licorcete. Puedes charlar con los dueños del lugar y practicar el portugués y estar sentado hasta que te apetezca pues no hay gente esperando para entrar. Ya sabéis a lo que me refiero, almas viajeras.

Ale, ya estáis tardando en visitar el país vecino.

¡Seguiremos navegando! ¡Gracias por leer! :)

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

CERRAR