CritiQueen en… Fauna de GYM

Ingrid Vera


¿Ves la serie Gym Tony? Pues deja de verla ya y asume de una vez por todas que es una mierda de programa. Si quieres saber qué tipo de personas van a un gimnasio ya te lo cuento yo.

El gym es ese lugar de encuentro, a caballo entre ciclados y gente normal, que huele siempre a sudor fresco y que se supone que sirve para adelgazar, estar en forma o calmar el estrés. Las personas que se apuntan a un gimnasio son muy dispares pero estoy convencida de que en todo gym existe un patrón de personalidades que se repite over and over.

Qué me decís de aquellos que llevan: bebida isotónica, guantes, cinta para el sudor de la cabeza, podómetro, móvil, funda para el móvil en el brazo, faja lumbar para levantar pesas, cascos bluetooth, pulsómetro, pulsera power balance… ¿Pero esta gente va a hacer deporte o a escalar el Everest? Y luego están los que son todo lo contrario y aparecen en el  gym con una camiseta de Cobi de 1992 y llevan sus cosas en una bolsa del Mercadona.

Luego están los motivadísimos. Sí, sí, motivadísimos. Van al gimnasio una media de 2 horas al día al gimnasio y luego se van andando o en bici a su trabajo. Ósea que una tiene que luchar contra el magnetismo que tiene su sofá sobre ella, mientras que otros lo primero que hacen un sábado por la mañana es ir al gimnasio. ¿Estamos locos o qué? Si a esta peña le sobra energía nos la tendría que ceder gratuitamente. Algo curioso sobre los motivadísimos es que al principio parecen que van a las mismas (no te engañes, pocas) horas que vas tú, pero la dura realidad es que ellos ya estaban en la sala de fitness dándolo todo una hora antes que tú. Y sí, sí, sí, se van a casa mucho después que tú.

Hablemos de los típicos tíos (no sé porque suelen ser hombres) que piensan que están tremendamente buenos. Los puedes reconocer fácilmente porque la parte superior de sus cuerpos están muy trabajadas y porque no pierden la oportunidad de mirarse al espejo, mejor si es haciendo ejercicio. No puedo con la vanidad que tienen estos tíos. Una vez vi como uno de ellos se guiñaba a sí mismo un ojo. Solo le faltó acercarse aún más al espejo y darle un beso de tornillo a su reflejo.

Yo no sé qué les pasa a estos hombres porque no paran de levantar y levantar pesas, pero luego les miras las piernas y éstas parecen las patitas de una paloma coja. No tienen culo ni nada. Bajo el tronco mazado solo hay dos de los espaguetis más delgados que puedes comprar en el Lidl. Sin duda son hombres gambas, tira las piernas y la cabeza. ¿De dónde han sacado la moda de ir al gym con pantalones para luego remangarlos hasta las ingles? Da igual que sean unos pantalones de chándal hasta los tobillos, ¡todo es remangable! Y si a esto le sumas la típica camiseta de tirantes dos tallas más pequeñas de las que deberían usar… He llegado a la conclusión de que ellos lo hacen para que nos riamos de ellos. ¡Son taaan graciosos!

Ay, ay, ay. También están los abueletes, los novatos, los inútiles… Quiero seguir hablándoos de todos estos personajes y muy a mi pesar tendrá que ser otro lunes. Son las 11 de la mañana y resulta que mi bebida isotónica favorita ya está fría y que mis cascos bluetooth están ya a tope de batería. Sin más prólogo os comunico que ya estoy preparada para ir al Everrrrrr… Gimnasio, quería decir ¡gimnasio!

¡Eh! ¿Te ha gustado? Sígueme en @Criti_Queen

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

CERRAR