CritiQueen en… Viva el metro

Foto: Debittojp.blogspot.com.es/


Viva el metro en un día de fricalor, ya sabes todo el rato frío y todo el rato calor, en el que te quitas la chaqueta y corre frio, pero te pones la chaqueta y hace calor. ¡Viva!

Viva el metro en hora punta en el que solo hacen falta introducir un alfiler para que estalle. ¡Viva!

Viva el metro en la que la gente parece zorros a la caza del único asiento. ¡Viva!

Viva el metro mal oliente lleno de turistas con los pies mojados por no haberse puesto zapatos cerrados un día de lluvia. ¡Viva!

Viva el metro cuando ves al típico guay que no se agarra a ningún sitio y mantiene el equilibrio perfectamente para luego intentar hacerlo tú y matarte al primer intento. ¡Viva!

Viva el metro en el que nadie es capaz de levantar el culo para ceder su sitio a una persona que lo necesita más ¡Viva!

Viva el metro en que la gente se restriega contra ti aunque no haya necesidad. ¡Viva!

Viva el metro en que el conductor no tiene muchas ganas de hacer su trabajo y espera varios minutos para cerrar las puertas y poner el tren en marcha aunque tú ya llegues tarde. ¡Viva!

Viva el metro en que muchísimas personas se cuelan todos los días a todas horas, pero luego te cuelas tú una única vez y que te pillen. ¡Viva!

Viva el metro en el día que menos te apetece soportar a un grupo de niñatos  y te montas en el único vagón del metro que ocupa todo un colegio que va de excursión. ¡Viva!

Viva el metro con ese silencio incómodo solo interrumpido por esa típica persona que se pone música en el móvil sin cascos. ¡Viva!

Viva el metro cuando el cantante ambulante de turno interpreta “Bailando” de Enrique Iglesias todas las veces que coges el metro. ¡Viva!

Viva el metro cuando llegas tarde y lo coges por los pelos y resulta que te ha salvado el culo. ¡Viva!

Viva el metro un día caluroso de verano en que huele a sobaquillo y ya no sabes si dejar de respirar, desmayarte o ir andando. ¡Viva!

Viva el metro, en especial el de Barcelona, en el que casi no hay escaleras mecánicas ni ascensores y en el cuál te sientes como un ratón en una laberinto mal fabricado. ¡Viva!

Viva el metro en el día que no llevas suelto, pagas con tarjeta y la máquina malvada decide tragarse tu dinero de plástico. ¡Viva!

Viva el metro el día que intentas picar el ticket y sale que no es válido pero luego te subes en un bus y funciona perfectamente. ¡Viva!

Viva el metro en que se duerme la gente en las posturas más raras jamás pensadas. ¡Viva!

Viva el metro cuando vienes muerto y consigues un asiento para que luego venga una anciana con mil bolsas del Corte Inglés y pretenda que le cedas el sitio. ¡Viva!

Viva el metro cuando vas con muchísima prisa, te montas en el tren y te das cuenta de que te has subido al tren equivocado. ¡Viva!

¡Eh! ¿Te ha gustado? Sígueme en @Criti_Queen

 

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

CERRAR