Cuando dar a luz supone un riesgo


El 5 de Mayo se celebra el Día Internacional de la Partera. Muchos no conocíamos esta fecha ni la importancia de la labor de las matronas. Pero su trabajo es fundamental para preservar la salud tanto de la madre como de los niños. Casi un centenar de países no tienen cubiertos derechos fundamentales como el acceso a una sanidad para todos y es en estos lugares donde se pierden miles de vidas al año.

La Organización Mundial de la Salud reclama un aumento de parteras en países subdesarrollados para acabar con estas muertes que, afirma, son totalmente evitables.

Uno de los ejemplos es Somalia, donde desde 2013 se lleva a cabo un nuevo programa para el acceso de las mujeres a un servicio de salud reproductiva. Un país, donde casi en el 10% de los casos, el embarazo acababa con la muerte de la madre. Es aquí donde encontramos la figura clave de la partera que no sólo ayuda a la mujer durante el parto, sino que durante el embarazo y después, les explican en un país donde apenas llega información, cómo deben hacer para espaciar los embarazos y así correr menos riesgos.

En España tenemos mejores condiciones, más información y personal cualificado. Hemos conseguido hablar con una enfermera de la Unidad de Neonatos del Hospital de La Paz en Madrid. Nuria Sierra lleva 7 años trabajando con los más frágiles, recién nacidos que llegan al mundo antes de tiempo, a veces porque es necesario que salgan antes, otras porque el bebé se empeña en abandonar el útero materno. Su día a día está impregnado de una gran carga psicológica: el apoyo a los padres mientras sus pequeños se encuentran en incubadoras alejados de ellos. “Los padres lo pasan muy mal viendo que no pueden estar cerca de su recién nacido”.

bebe

“En esos primeros días los bebés son muy vulnerables y están en desarrollo, es muy importante darle los mejores cuidados o de lo contrario podrían tener secuelas“. En otros países menos desarrollados no encontraríamos esta atención (por falta de medios) y por esta razón existen más casos de muerte en recién nacidos y madres. Sin embargo, Nuria afirma que en nuestro país no se dan apenas casos de mujeres que pierden la vida en el parto, pero aquí aún hay pequeños que no consiguen salir adelante. “Se pasa muy mal, porque no puedes evitar implicarte psicológicamente, pero cuando un bebé que está enfermo consigue vivir la satisfacción es enorme y los padres sólo tienen palabras de agradecimiento”.

Aunque haya casos de todo tipo hay algo que siempre tienen en mente y es que “con un bebé es difícil tirar la toalla, siempre tienes la esperanza”. En el Hospital de La Paz existe un protocolo de actuación para los casos de neonatos, pero esta joven enfermera quiere profundizar más en su trabajo: “estamos pensando otra enfermera y yo en crear un estudio para actuar en los casos más duros. Cómo enfrentar la situación psicológicamente, ayudar a los padres tras sufrir la pérdida: qué hacer para superar este duro trago”.

Matronas, enfermeras, médicos…todos ellos realizan una labor extraordinaria día a día para traer vida al mundo y evitar que los más peques y sus madres sufran ningún daño. En nuestro país tenemos casi olvidado el riesgo de los partos gracias al buen hacer de nuestros profesionales, pero no encontramos los mismo resultados en otros países: en África y Sudamérica aún queda mucho por hacer para evitar que miles de mujeres y niños pierdan la vida en algo tan natural como es el parto.

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

CERRAR