Hipotecados emocionalmente: aprende a decir adiós


“Ya no estamos juntos, se acabó” Pero la realidad es que os escribís algún Whatsapp de vez en cuando, sobre todo por las noches, e incluso quedáis algún día que otro para echar un reconfortante polvo.

Si realmente es solo sexo, sin compromiso ni sentimiento de por medio y estás agustito sin él: enhorabuena, acabaste una relación y tienes un follamigo. Si por el contrario, cuando estás sin esa persona y echas de menos estar acompañada; además de “actuar” como un simple rollete: lo sentimos por ti, estás hipotecad@ emocionalmente a tu ex novi@.

Las hipotecas emocionales son un nuevo concepto, no nos referimos a amor, porque si lo piensas bien no estás loc@ de amor por tu ex. Hablamos más bien de cariño, rutina, acostumbrarnos a estar acompañados de esa persona durante años…Leyéndolo suena super triste. Tú, un/a joven de veintipocos-treinta, HIPOTECADO a una persona de la que NO estás enamorado/a.

¿Y ahora qué hacemos?

Buscar salud mental, eso es prioritario. Identifica el problema y pregúntate si realmente es amor o rutina. Y créeme si te digo que es fácil dar con la respuesta, cuando estás realmente enamorado/a lo sabes.

Da un paso más y asume que ya no estáis juntos

Puede que a simple vista te parezca que seguir liándote con tu ex y estando casi juntos sea algo positivo. No, no es tan buena idea como lo tienes montado en tu cabeza, hagamos un esquema de la situación: lo habéis dejado porque no estábais bien, pero seguís semijuntos porque no tenéis otra cosa mejor que hacer, lo que os dificulta conocer a otras personas…y en el caso en que las conozcáis habrá problemas por cualquiera de las partes. Porque a efectos prácticos estáis juntos. Y digo yo, que si lo dejasteis por algo sería…no para estar así ¿no?

Si se acabó el amor aprende a decir adiós

Lo mejor es acabarlo a buenas, no hay ninguna necesidad de complicar la historia y menos aún, de que os dejéis de hablar. Simplemente poner distancia, daros la oportunidad de vivir vuestra vida por separado y dejar de alargar una relación que murió. Es triste decir adiós después de compartir tu vida con alguien, pero más triste es estar hipotecada a alguien y que el único vínculo que os una sea la rutina. Libérate y busca tu camino, y que tu ex haga lo mismo, os merecéis esa oportunidad.

Pregúntate dónde quedó el amor

portrait-119851_1280Seguramente te habrá pasado o conocerás a alguien a quien le haya costado horrores poner punto y final a una relación que desde fuera se ve acabada. Y se trata de un tema complicado, nos cegamos, no escuchamos y ni siquiera nos planteamos dónde quedó el amor. Personalmente creo que es una pregunta que debemos formularnos casi a diario. No hablo de pasar un examen continuo ni de decir “hoy ha sido un día malo, se acabó el amor”, no, no se trata de eso. Es más una cuestión de negarse a vivir sin amor, porque ¿qué es una pareja sin amor? y ¿desde cuando preferimos una hipoteca a volvernos locos por alguien?

Soy muy contraria a ese enganche a la rutina, seguramente porque lo he pasado varias veces y te das cuenta de la pérdida de tiempo que supone estar con alguien por inercia. Cuando el mundo te espera ahí fuera, personas increíbles a las que conocer y ya no sólo eso, el gustazo de estar contigo mismo/a.

Huye de la rutina y vuelve a creer en el amor de verdad, llegue antes o después. No estés con esa persona porque no tengas nada mejor que hacer: te aseguro que hay millones de cosas que te puedes estar perdiendo. Sé feliz.

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

CERRAR