Israelíes y palestinos protestan con besos


Qué mejor forma que luchar por una causa que besarse apasionadamente, con tu pareja, desconocidos, amigos…pero besándoos mucho y muy fuerte. Y es que el motivo no es para menos: resulta que el Ministerio de Educación de Israel ha vetado un libro en las careras universitarias llamado “Borderlife“. En él, la escritora Dorit Rabiyan nos cuenta de manera semi autobiográfica la historia de amor entre una judía y un artista palestino. Ambos se conocen en Nueva York, lejos de su tierra natal y mantienen una relación hasta que se tiene que separar.

El Gobierno de Netanyahu y, específicamente, el Ministerio de Educación, han afirmado que “no se ha descalificado dicho libro, simplemente no fue incluido en el curriculum universitario”. Según el Ministro de Educación la obra de Rabiyan no es adecuada y  debía retirarse del listado para “mantener la identidad y el patrimonio de los estudiantes de cada sector”. La razón fundamental es que “podría alentar las relaciones entre judíos y palestinos”, una “sinrazón” odiosa y carente de toda lógica y sensibilidad. Otra de las razones es porque a los funcionarios les preocupaba que “las relaciones íntimas entre judíos y no judíos amenacen la identidad separada“. El Ministro también argumenta que en dicho libro se tilda al ejército israelí de criminal, una razón más para eliminar la obra de la lista de lecturas recomendadas.

Pero por suerte esta acción ha tenido una gran repercusión, y han sido muchos los sectores que se han mostrado contrarios a esta falta de libertad de expresión y de segregación por “identidades”. La revista israelí Time Out ha querido “devolverle el golpe” al Ministerio de la manera más dulce y efectiva: con muchos besos y amor.

No es que sean muy comunes las relaciones entre judíos y palestinos, pero las hay, y nos han querido mostrar delante de una cámara qué es lo realmente importante. Aquí no se ven identidades distintas, ni fronteras, ni conflictos, solamente hay besos. Algunos más apasionados, otros más tímidos…y es que no todos los participantes eran parejas, algunos se han conocido allí o simplemente eran amigos.

Judíos y árabes se unen en esta “aventura” para luchar contra la retirada del libro y enseñarnos que el amor no tiene fronteras. Desconocidos, homosexuales, heterosexuales…y muchos besos.

Y para que veamos que estas iniciativas sí que sirven para algo, comentaros que el libro ha aumentado sus ventas y la semana pasada vendió 5000 ejemplares, están pensando traducir la obra y publicarlo en países como España o Brasil.

Aunque no se consiga volver a incluir el libro en el listado universitario, y nos encontremos ante un caso más de censura, al menos se ha conseguido que nos entre el gusanillo de leerlo.

Más besos, más iniciativas como esta y menos intolerancia.

 

 

 

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

CERRAR