¿Monógamos o infieles por naturaleza?

trailer vicky cristina barcelona


Todos conocemos casos de infidelidades, ya sea en nuestras propias carnes o en las de terceros. Las conversaciones entre amigos y amigas acaban con un “es que todos/as son unos cerdos/as” y continuamos con el resto de temas sin profundizar del todo en lo más importante de la cuestión. ¿El ser humano está hecho para mantenerse fiel a una persona o necesita picar de aquí y de allá aún teniendo pareja?
A lo largo de la historia, las infidelidades por parte del hombre estaban normalizadas, casi aceptadas con resignación, justificándose con un “es que los hombres no lo pueden evitar”. Pero a medida que nos hemos ido acercando al siglo XXI se comienza a ver esa misma inclinación en las mujeres a “ponerle los cuernos” a su pareja.

¿Qué se entiende por monogamia?

Polygamy_world_map

Países donde es legal la poligamia

En el caso de la monogamia, hablaríamos de exclusividad, se trata de un modelo de relación (afectiva y sexual) que se da únicamente entre dos personas. Poligamia, sería su antónimo, un tipo de relación que permite a un individuo casarse con varias personas. En Occidente no es habitual esta práctica, pero si que se han dado casos aislados de poligamia en algunos países. La monogamia se convierte entonces en algo cultural, y aquí nace una de las eternas preguntas ¿el ser humano es monógamo por naturaleza? Quizás si analizamos las cifras de infidelidades ( y sólo en nuestro país) concluimos con un rotundo no.

Los números de la infidelidad en España

3929-000026

Igualdad en la infidelidad

Un estudio reciente revela que en España el 35% de los hombres engaña a su pareja, y en el caso de las mujeres, la cifra de infieles es algo menor, un 26%. Según el estudio del Instituto IPSOS, las infidelidades comienzan a partir del quinto año de relación, y no siempre viene acompañada de un sentimiento de culpabilidad. Los adúlteros muchas veces se excusan en que su pareja nos les hace el suficiente caso.

Según este estudio, las infidelidades entre hombres y mujeres cada vez se asemejan más, por una sencilla razón: la discriminación a las personas adúlteras es menor que hace unos años, comienzan a equipararse ambos sexos en cuanto a infidelidades.

Con las cifras se desecha el mito de que sólo los hombres engañan, aquí todos podemos ser infieles, no va en función del género. De hecho en los últimos 15 años, en el campo de la biología se ha estudiado el ADN de diferentes familias y se ha concluido en datos muy reveladores: un alto porcentaje de hijos no tienen el ADN de su supuesto padre. Por lo que se demuestra que la mujer puede engañar igual que el hombre y que es probable que lo haga mejor (escondiéndose más).

En el programa de redes de Eduard Punset se trató este tema en profundidad, creando un reportaje muy interesante en el que intervienen dos reconocidos biólogos. No debemos olvidar de dónde venimos, podemos estar muy avanzados, pero el instinto va por un lado y la cultura por otro. ¿Qué es más correcto o qué es lo bueno? ¿El respeto a la pareja puede ir en contra de nuestra propia naturaleza? ¿Qué pesa más: cultura o instinto?Eso que lo juzgue cada uno.

https://www.youtube.com/watch?v=kIRfs_68HJw

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

CERRAR