WeMissCritiqueen: Odio trabajar en Navidad

trabajar navidad


Lo odio con todas mis fuerzas. Con tal vorágine de cenas de empresa, con amigos, Nochebuena, Nochevieja, las cañas de antes, las de la mañana después, la prenochevieja, los sábados que pillan entre medias y que no perdonan. Me muero, así, ya está. No ha llegado el 2016 y ya estoy muerta.

Y claro, hoy es puto lunes, más puto que nunca, y mi cuerpo me está pidiendo a gritos que deje el cerebro descansar y me vuelva a la cama. Y yo quiero… quiero mucho y muy fuerte… Pero tengo que trabajar. ¿Por qué? ¿Por qué no puede pararse el mundo? ¿Por qué no puede cerrar mi empresa? ¿Por qué no nos vamos todos a casa, a la cama, a dar vueltas orgasmantes entre el suave amor de nuestros edredones?

Muchos me diréis que la culpa es mía por salir de fiesta el sábado, y por los gintonics del jueves o por las cañas infinitas del viernes. Otros me diréis que no sea tan quejica, que al menos yo trabajo sentada. Para todos tengo mi más sincera respuesta: la carne es débil y quejarse es gratis. Si no de qué os va a gustar tanto esta sección. Que esto es España, somos quejicas y hedonistas, esto es así.

Sólo puedo desearos un lunes laboral navideño con los menos marrones posibles, y que si caen que como mucho sea cerca y sólo los oigamos, pero que no nos toquen a nosotros. Seguro que tenéis un día bastante tranquilo, es lo que tiene que tu jefe sí que se haya cogido vacaciones (fucking bastard). Aleeee, feliz Navidad.

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

CERRAR